www.acerkate.com
Seleccionar página

¿Qué programa hace más lento mi pc Windows?

Si quieres saber qué programa hace que el ordenador con Windows vaya más lento, te vamos a dar una serie de procedimiento para que los localices en cada momento y los puedas cerrar.

Aunque tengamos una conexión a Internet de alta velocidad, o un ordenador con bastante RAM, en ocasiones el ordenador con el sistema operativo de Windows nos puede ir más lento porque alguno de los programas no esté respondiendo bien, consumiendo muchos recursos en algunos momentos en particular, algo que no nos podría acabar frustrando.

Windows 10 facilita localizar estos programas que se están ejecutando en segundo plano, e incluso cerrarlos si fuera necesario.

Como saber qué programa hace que mi ordenador con Windows vaya más lento

Uno de los primeros pasos que podrías hacer es pulsar sobre el botón de Windows situado en la parte inferior izquierda, después sobre el engranaje que nos llevará a “opciones”, después nos vamos a “privacidad” y en la barra izquierda hacemos scroll hacia bajo hasta que encontremos “aplicaciones en segundo plano”.

Windows 10 aplicaciones en segundo plano

Por defecto todas las aplicaciones que tengamos instaladas en el ordenador se ejecutan en segundo plano, y si bien te aconsejamos que los dejes activos, puede que alguna en particular no te interese que se esté usando en segundo plano.

Pero desde la pantalla anterior no sabremos cuáles son las aplicaciones que más recursos están consumiendo, y para ello antes debemos visitar el “administrador de tareas”.

administrador de tareas

Gracias al administrador de tareas de Windows podremos saber qué programas se están ejecutando actualmente en tu ordenador y cuánta CPU y memoria están requiriendo, para que podamos reiniciarlas o directamente finalizarlas.

Primero debes aprender a saber cómo acceder al administrador de tareas, que se realiza de la siguiente manera:

  • Con el atajo de teclado “control + alt + suprimir”, y después seleccionando administrador de tareas.
  • Con el atajo de teclado “control + shift + escape”.
  • Haciendo clic derecho en la barra de tareas (la que está situada en la parte inferior de la interfaz) y seleccionando administrador de tareas.
  • Haciendo clic derecho en el icono de Windows situado en la parte inferior izquierda de la interfaz y seleccionando administrador de tareas.
  • Introduciendo el comando taskmgr al abrir el cuadro de ejecución de diálogo con la tecla Windows + R.

Ahora que ya sabes cómo acceder al administrador de tareas, entraremos a una ventana con varias pestañas. A nosotros nos interesa ver la primera que es la de “procesos”.

windows 10 Administrador de tareas

En la primera pestaña de procesos podremos ordenar todas las aplicaciones que están actualmente abiertas según el consumo de CPU, memoria o redes, entre otras cosas.

A nosotros nos interesa localizar aquellas que más CPU y memoria nos estén consumiendo actualmente, y simplemente con seleccionar y pulsando sobre el botón “finalizar tarea” de la parte inferior derecha de la ventana, podremos cerrarlas.

¿Por qué mi Windows 10 va lento? Consideraciones previas

Antes de lanzarnos a ver las posibles soluciones es importante tener en cuenta el hardware del equipo que estamos utilizando para mover dicho sistema operativo.

Windows 10 no es especialmente exigente en lo que a hardware se refiere, pero si estamos utilizando un PC con una configuración modesta no cabe esperar una experiencia totalmente óptima y perfectamente fluida.

Con esto quiero decir que, antes de pesar que tu Windows 10 va lento, debes preguntarte si esas ralentizaciones que sufres no serán la consecuencia normal de utilizar un PC o portátil con un hardware poco potente.

Para ayudarte a aclarar esta cuestión, quiero compartir contigo tres configuraciones tipo que te servirán como referencia de la experiencia de uso que puedes esperar con dicho sistema operativo:

  • Procesador Intel Atom, Celeron o similar de bajo consumo y bajo rendimiento, 2 GB de memoria RAM y almacenamiento disco duro. Es una configuración de hardware muy floja, y será normal que Windows 10 funcione con lentitud.
  • Procesador Intel Pentium G, AMD Athlon (Zen), 4 GB de RAM y disco duro a 7.200 RPM. Una configuración superior a la anterior y un salto importante. Lo normal es que Windows 10 funcione bien, siempre que no entres en multitarea intensiva ni ejecutes aplicaciones muy exigentes.
  • Procesador Core i3, 8 GB de RAM y unidad SSD. En este nivel la experiencia de uso con Windows 10 debería ser muy buena, lo que significa que no sería normal experimentar lentitud ni problemas de rendimiento.

Es decir que si te encuentras por debajo de la configuración mínima que hemos dado, el rendimiento de Windows 10 debería ser muy pobre, y sería totalmente normal. Por contra, si te encuentras por encima de la tercera configuración su rendimiento debería ser «perfecto».

Qué hacer si Windows 10 va lento

En caso de que tu equipo encaje en la segunda o en la tercera configuración, o esté por encima de ambas, y notes que Windows 10 va demasiado lento está claro que tienes un problema.

Con los consejos que te vamos a dar a continuación podrás, en la mayoría de los casos, resolverlo sin problema. Te recomendamos seguir el orden de aplicación en el que los encontrarás expuestos, ya que resulta la más eficiente.

1-.Haz un análisis completo en busca de malware

Si tu PC con Windows 10 va lento una de las causas más frecuentes suele ser una infección por malware.

No todas las amenazas de seguridad tienen los mismos efectos, y tampoco el mismo impacto, pero si nos encontramos con esta situación y no encontramos, a priori, una explicación razonable, lo primero que debemos hacer es analizar el sistema.

análisis malware

Realizar un análisis de seguridad con Windows 10 es rápido, sencillo y efectivo, incluso aunque utilicemos Microsoft Defender. Dicha solución de seguridad ha mejorado de forma notable y se ha convertido, a día de hoy, en un antivirus totalmente funcional que no tiene nada que envidiar a otras soluciones de terceros.

Las infecciones por malware más peligrosas son, precisamente, las que más se esfuerzan en pasar desapercibidas, aunque no siempre lo consiguen. Un simple análisis y listo, podremos acabar con ellas en la mayoría  de los casos. Incluso aunque no creas haber sufrido una te recomiendo, si notas que Windows 10 va lento y no encuentras una explicación, que procedas a hacer un análisis, por descartar totalmente esta opción.

Para realizar un análisis solo tenemos que pulsar la tecla Windows y escribir «Seguridad de Windows». Entramos en el primer resultado y listo, encontraremos todas las opciones que necesitamos para personalizar la seguridad del sistema y del análisis.

inicio rápido

2.-Desactiva el inicio rápido de Windows 10

Sé que puede parecer contradictorio, pero la verdad es que es una solución que ha funcionado en muchos casos, tengo constancia de ello por personas cercanas a las que les ayudó a resolver problemas de lentitud en los tiempos de arranque del sistema operativo.

El inicio rápido sirve para reducir el tiempo de arranque del PC. Esto quiere decir que debería estar activado para evitar el inicio lento en Windows 10, pero la realidad es que puede acabar dando problemas y hacer justo todo lo contrario.

Esto tiene una explicación, y está en el propio funcionamiento del inicio rápido. Según Microsoft, cuando activamos esta opción y apagamos el PC se desconectan todas las sesiones y el equipo entra en modo de hibernación. El sistema realiza la configuración de volcado de memoria del sistema, pero este proceso puede generar errores que, al final, ralentizan el proceso de inicio.

Para solucionarlo basta con desactivar el inicio rápido. Es muy simple, solo tenemos que entrar en el Panel de Control y seguir la ruta Hardware y Sonido > Opciones de Energía > Cambiar las acciones de los Botones de Inicio y Apagado. En la imagen adjunta podéis ver la casilla que debemos desactivar.

Si queréis volver a activar el inicio rápido, podéis hacerlo en cualquier momento repitiendo el proceso indicado.

programas de inicio

3.-Deshabilita las aplicaciones que cargan de inicio

Es una de las mejores maneras de mejorar el rendimiento de tu equipo si Windows 10 va lento, ya que actúa en dos grandes frentes. Por un lado, limita las aplicaciones que cargan de inicio, lo que reduce los tiempos de arranque, y por otro lado también minimiza las aplicaciones que quedan activas en segundo plano, lo que reduce el consumo de recursos.

Debemos tener en cuenta que no nos interesa acabar con todas las aplicaciones que cargan de inicio, ya que algunas de ellas pueden sernos útiles. Por ejemplo, si tenemos una tarjeta de sonido o un periférico deberíamos dejar que sus correspondientes aplicaciones carguen de inicio, ya que son necesarias para poder aprovecharlos de forma óptima.

Al final, es el usuario el que debe determinar qué aplicaciones quiere que carguen de inicio y qué aplicaciones no. A continuación, te indico cómo puedes deshabilitarlas:

  • Pulsa la tecla Windows y escribe «Administrador de Tareas».
  • Entra en la pestaña «Inicio», haz clic derecho de ratón en los programas que quieras deshabilitar y listo.
  • Puedes volver a habilitarlos en cualquier momento repitiendo este proceso.
  • Los programas que cargan de inicio pueden tener un impacto bajo, medio o alto en el tiempo de arranque, y algunos pueden aparecer como «no medido».

optimizar unidades

4.-Optimiza las unidades de almacenamiento

La unidad de almacenamiento tiene un impacto importante en el rendimiento del sistema. Si tu Windows 10 va lento y ninguna de las opciones anteriores te ha funcionado, deberías dedicar unos instantes a optimizarlas.

Como sabrán muchos de nuestros lectores, con el uso normal de nuestro equipo los discos HDD se fragmentan y pierden rendimiento. Afortunadamente es algo normal, y no es un problema para nada grave, de hecho resolverlo solo nos llevará un momento gracias a la herramienta integrada de Windows 10.

Antes de nada quiero recordaros que el proceso de optimización de unidades que integra Windows 10 es distinto al clásico proceso de desfragmentación que podíamos encontrar en sistemas operativos anteriores, ya que está perfectamente adaptado para conseguir resultados óptimos tanto con unidades HDD como con unidades SSD.

No tenéis nada que temer, puesto que no reduce la vida útil de los SSDs, y obviamente tampoco la de los HDD, así que utilizadla sin miedo.

Para optimizar las unidades de almacenamiento solo tenemos que pulsar la tecla Windows, escribimos «Desfragmentar y Optimizar Unidades» y nos vamos al primer resultado. Hecho esto, solo nos queda elegir qué unidad queremos optimizar y dejar que el equipo trabaje. Si no queremos estar pendientes de este tema podemos fijar ejecuciones programadas entrando en la opción «Cambiar Configuración.

aplicaciones segundo plano

5.-Acaba con las aplicaciones inútiles que quedan en segundo plano

Si a pesar de todo lo que hemos hecho hasta ahora tu Windows 10 va lento, creo que es el momento de volver a liberar recursos.

Aunque hayamos deshabilitado algunas aplicaciones de inicio, es probable que estas vuelvan a cargarse al iniciar otras aplicaciones que dependen de ellas, o que tengamos otras en segundo plano que no podemos desactivar directamente a través de aquella opción.

También es posible, como consecuencia del uso normal de Windows 10, que tengamos aplicaciones instaladas que ya no utilizamos pero que siguen consumiendo recursos. Lo mejor es desinstalarlas, pero si no estamos seguros de ello y queremos conservarlas basta con cerrarlas y evitar que sigan consumiendo recursos en segundo plano.

desinstalar aplicaciones

Para cerrarlas solo tenemos que pulsar la tecla Windows y escribir «Administrador de Tareas». Nos vamos a la pestaña «Procesos» y cerramos las aplicaciones que no vayamos a necesitar. Si queremos deshacernos de ellas para siempre tendremos que eliminarlas, un proceso muy sencillo:

  • Pulsa la tecla Windows y escribe «Agregar o Quitar Programas».
  • Selecciona las aplicaciones que quieras desinstalar haciendo clic en ellas.

6.-No te olvides del plan de energía

El plan de energía puede influir mucho en el rendimiento del sistema, no en vano determina buena parte del consumo energético de los componentes, y puede alargar o reducir de forma notable la autonomía en equipos portátiles.

Si nuestro equipo está utilizando el plan de energía de bajo consumo esa podría ser la razón por la que Windows 10 va lento. La solución pasa por cambiar a un plan de energía que permita un consumo superior. Si tenemos un portátil, os recomiendo utilizar el plan de energía equilibrado, ya que ofrece el mejor valor en relación rendimiento-autonomía.

Por contra, si utilizáis un PC de escritorio, lo mejor es optar por el plan de alto rendimiento. También es posible crear un plan de energía totalmente personalizado.

Es un ajuste muy sencillo, aunque si queréis crear un plan personalizado puede llevaros un tiempo. Estos son los pasos que debemos dar:

  • Pulsamos la tecla Windows y escribimos «Editar Plan de Energía».
  • Entramos en el primer resultado y elegimos la opción «Cambiar la Configuración Avanzada de Energía».
  • Podemos elegir uno de los planes predeterminados o crear uno personalizado.
plan de energía

7.-Mantén los controladores actualizados, y si nada funciona plantéate reinstalar

En caso de que nada de lo que te hemos dicho hasta ahora haya funcionado, deberías revisar los controladores. Mantener el sistema operativo y los componentes del equipo actualizados es fundamental para que todo funcione correctamente, y es que no solo pueden mejorar el rendimiento, sino que también pueden resolver determinados conflictos que, de una forma u otra, pueden acabar lastrando a otros componentes, o incluso al propio sistema operativo.

Recuerda siempre que debes:

  • Descargar los controladores directamente desde la web del fabricante.
  • Asegurarte de que son compatibles con el hardware y la versión del sistema operativo que utilizas.
  • Instalar únicamente drivers que han sido certificados y validados como versiones finales, nada de alphas ni betas.

Si Windows 10 va lento a pesar de todos los pasos que hemos dado, puede que tengas un problema a nivel de hardware o que tu PC tenga problemas de temperatura.

En caso de que no te atrevas a «cacharrear» tienes un último cartucho, hacer una copia de seguridad de tus datos y reinstalar Windows 10 desde cero, es decir, hacer una instalación limpia.

Ten en cuenta que si completas ese último paso y a pesar de todo Windows 10 va lento debes poner el ojo, sin duda, en el hardware.

Si no sabes como hacer, Acerkate Tecnologías puede ayudarte. Contacta con nosotros. 👇👇