www.acerkate.com
Seleccionar página

Un servidor NAS es un dispositivo de almacenamiento que, además, permite otras muchas funcionalidades. Por ejemplo, crear tu propio servidor en la nube o un centro multimedia.

En este artículo te contaremos cuáles son las posibilidades que ofrece. Además, conocerás qué factores debes tener en cuenta a la hora de hacerte con uno.

¿Qué es un servidor NAS?

Un NAS (Network Attached Storage) no es más que un hardware determinado que puede adoptar el formato de un servidor de aspecto convencional, o bien de un aparato de hardware dedicada, y cuyo cometido es única y exclusivamente el almacenamiento de archivos para servirlos a los usuarios que los necesiten.

No es, en cualquier caso, un tipo de almacenamiento exclusivo para la realización de copias de seguridad, sino que sirve en el trabajo diario como almacén de los datos que se utilizan para trabajar de forma continua.

Al ser un dispositivo especifico, incluye capacidades que mejoran el almacenamiento y funcionalidades exclusivas que lo dotan de ciertas ventajas.

Por lo tanto, la forma más sencilla de describir un NAS es definirlo como un disco duro conectado directamente a una red LAN.

Servidor NAS

Por lo que estos discos duros conectados a nuestra red LAN nos permite trabajar con la información que tiene guardada en él. Dando a todos los usuarios que están conectados a esta red LAN, el poder de compartir archivos y trabajar sobre ellos.

Por lo que los sistemas NAS está orientados a manejar un gran conjunto de pequeños documentos y podemos deducir que son perfectos compañeros de oficina o domésticos.  Tiene las ventajas de que es de tamaño reducido y no requiere de un mantenimiento como los servidores. Además de que tiene un menor consumo eléctrico, compatible con la mayoría de sistemas operativos y es más sencillo de administrar.

Algunos de sus usos pueden ser:

  • Copias de seguridad.
  • Un sistema Cloud privado.
  • Compartir archivos.
  • Servidores Web.

¿Cómo funciona un servidor NAS?

Un NAS es un servidor que funciona como un repositorio de archivos y de datos. Es, en sí mismo, un ordenador que posee su propio sistema operativo.

Dentro de este tipo de servidores, podemos distinguir diferentes componentes:

  • El NAS, que contiene su propio procesador, memoria RAM, etc.
  • Otros discos duros externos que pueden añadirse a sus ranuras – o bahías-.

En función del fabricante, los discos duros vendrán incluidos dentro del NAS o tendrás que comprarlos de manera independiente. Un servidor NAS está habilitado para estar trabajando todo el día.

Este dispositivo se conecta directamente a la red -si es para uso doméstico, podrás conectarlo a tu router-. De esta manera, tiene acceso tanto a una mayor velocidad de conexión como a la red local. Además, podrás acceder a él desde tu ordenador.

Además, un NAS te permitirá:

  • Enviar archivos desde tu ordenador o dispositivos móviles a través de la red que quieras almacenar en dicho servidor.
  • Crear diferentes usuarios, de manera que varias personas puedan acceder al mismo en remoto y emplearlo como un servidor dedicado para almacenar datos.
NAS Synology

¿Para qué sirve un NAS?

Los servidores NAS puede tener diferentes aplicaciones. Algunas de las más habituales son gestionar archivos en red, montar un servidor de streaming propio u ofrecer acceso a una red local a un conjunto de usuarios. Además, con frecuencia también se emplean para almacenar las grabaciones de las cámaras de vigilancia IP.

Igualmente, se pueden configurar como servidores conectados a Internet y, por tanto, para que lleven a cabo funciones parecidas a las que realizan los servicios de almacenamiento web o hosting. Así, los puedes emplear como servidores de correo o para almacenar tu página web. También es posible transformarlos en servidores VPN.

Funcionalidades de un servidor NAS

Un servidor NAS es un dispositivo de almacenamiento en la red. Por ello, el uso más extendido es el de guardar archivos y datos y enviar los mismos sin necesidad de conectarlos a un ordenador.

Además, es frecuente también emplearlos para realizar copias de seguridad. De hecho, los NAS poseen varias ranuras que permiten guardar archivos en uno de los discos duros y realizar copias en espejo en los demás.

Pero, como hemos comentado anteriormente, las funcionalidades de un NAS dependen de las apps que añadas a su sistema operativo. A continuación, vamos a detallar alguna de ellas.

Crear tu propio VPN

Un VPN (Virtual Private Network) es una tecnología de red que permite conectar uno o más ordenadores a una red privada a través de Internet. Y, gracias a un NAS, puedes crear tu propia red privada virtual.

Esto es especialmente útil tanto a nivel particular como empresarial. Así, se pueden compartir archivos entre ordenadores y dispositivos de distintos sistemas operativos.

A nivel empresarial, imagínate poder crear una red de usuarios en la que los trabajadores puedan conectarse al servidor en remoto, compartir archivos y modificarlos, estando estos últimos siempre actualizados.

Ten tu propio centro multimedia

Algunos NAS alojan apps que permiten reproducir en streaming archivos multimedia almacenados en este servidor en otros dispositivos. Por ejemplo, en un televisor.

Esta facilidad sumada al hecho de que algunos modelos permiten realizar descargas directamente a los discos duros del NAS, con un almacenamiento mucho mayor que un ordenador, convierten a estos dispositivos de almacenamiento en un potente centro multimedia.

Configura tu propio FTP

Crear un servidor FTP en tu NAS puede resultar tremendamente útil para las empresas. Gracias a su configuración, se pueden establecer distintos permisos de acceso a algunas carpetas.

Por ello, un servidor FTP puede ser una herramienta muy potente a la hora de:

  • Compartir archivos de manera interna con los trabajadores y controlar a qué archivos tiene acceso cada empleado.
  • Dar acceso externo a clientes u otros usuarios a la FTP de manera controlada.

Además, debes saber que crear un servidor FTP en un servidor NAS apenas consume recursos de este último. Por ello, apenas afectará a su rendimiento.

Crear un servidor web

Gracias a la instalación de algunas aplicaciones, se puede configurar un servidor web en tu NAS de manera sencilla y en poco tiempo.

Este servidor web puede servir no solo para alojar una o varias webs (hosting virtual), sino también como entorno de pruebas para desarrolladores web.

Además, se pueden integrar módulos PHP y SQL para poder alojar páginas que requieran estas tecnologías.

Eso sí, debes tener en cuenta que, en caso de que las webs alojadas tengan muchas visitas, deberías tener una conexión a internet muy rápida para no ralentizar su carga.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los NAS?

VENTAJASINCONVENIENTES
Te permiten disponer de un espacio de almacenamiento compartido y de calidad.Implica realizar una inversión económica para adquirir el NAS y los discos duros, en el caso de que no se cuente con ellos.
Puedes acceder a todos tus datos, archivos y documentos desde cualquier lugar del mundo a través de una aplicación del teléfono móvil o a través de una determinada página web del navegador.
Puedes crear un centro multimedia para almacenar películas, música o fotografías. El servidor NAS los enviará a cualquier dispositivo desde el que podrás reproducirlos.
Si lo empleas como nube privada, tendrás disponibles todos tus documentos en la red sin que Google o cualquier otra empresa pueda acceder a ellos.
Instalar y configurar un NAS es una tarea sencilla.
Los NAS son compatibles con cualquier sistema operativo, ya que el acceso y la gestión de los archivos se realiza mediante protocolos estándares, la mayor parte de ellos de acceso libre y que están implementados en todas las plataformas, desde las comerciales hasta las libres y gratuitas.
Los servidores NAS nos permiten tener una capacidad de almacenamiento mucho mayor que cualquier servicio en la nube. Podremos ampliar su capacidad rápidamente sustituyendo los discos duros por otros de mayor capacidad.
El NAS es más caro, pero a la larga, si nuestras necesidades van aumentando a medida que pasa el tiempo, la inversión se vuelve muy rentable.

¿Cómo elegir el mejor servidor NAS en tu caso?

Tras leer las posibilidades que ofrece este tipo de servidor, es posible que consideres cual es la mejor opción.

Si es así, debes tener en cuenta una serie de factores antes de comprar tu NAS.

Capacidad de almacenamiento:

La primera pregunta que debes hacerte es para qué vas a emplear tu NAS. Es decir, qué uso le vas a dar y, por lo tanto, qué cantidad de espacio necesitas.

Como dispositivos de almacenamiento, los NAS poseen una serie de bahías o ranuras en las que se insertan los discos duros.

Por ello, antes de comprarlo debes tener en cuenta no sólo la capacidad que debe tener cada disco, sino también cuántas bahías necesitas dentro de tu servidor.

Por último, debes saber que algunos NAS vienen con discos duros integrados. Valora, en ese caso, si con el almacenamiento que te ofrece el fabricante es suficiente o si, por el contrario, vas a necesitar ampliarlo.

Rendimiento de tu NAS

Cada NAS incorpora un procesador y una memoria RAM. Por ello, también debes tener estas características en cuenta a la hora de decantarte por uno u otro.

Cuanto mejor sea el procesador y mayor sea la RAM, mayor será su rendimiento y evitarás esperas innecesarias.

Eso sí, para decidirte valora primero cuáles son tus necesidades. Es decir, si vas a emplearlo de manera particular tendrás requerimientos menores que si vas a operar a nivel profesional con una gran cantidad de datos.

Servidor NAS empresa

Sistema operativo instalado

Cada fabricante tiene su propio sistema operativo que permiten integrar unas u otras aplicaciones. Aquí, una vez más, debes preguntarte qué uso quieres darle al NAS.

Una vez lo tengas claro, puedes consultar las principales apps asociadas a los fabricantes más demandados.

Una vez empieces a investigar cuáles son los principales modelos de NAS, verás que hay una amplia variedad de dispositivos disponibles. Además, ofrecen amplias opciones de configuración y de personalización en función de las necesidades del usuario.

Además de estos factores citados anteriormente, debes tener en cuenta también las opciones de seguridad. Y, por supuesto, la compatibilidad de los archivos a la hora de decantarte por uno u otro.

Y, una vez lo hayas hecho, explora todas sus posibilidades para sacarle el máximo partido.

En Acerkate Tecnologías podemos ayudarte a escoger el servidor que se adapta mejor a tu empresa, si estas interesado contacta con nosotros en [email protected] o llámanos 📲 868 976 663.

¿Comprar un servidor físico o contratarlo en la nube?

Actualmente son muchas las empresas que se hacen la misma pregunta a la hora de renovar, comprar o contratar nuevos servidores. ¿Qué es mejor? ¿Comprar un servidor físico o contratar servidores en la nube? Depende…

Si bien ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes, al final siempre depende de cuales sean las prioridades de cada empresa y cada director de IT. Os dejo alguno de los puntos más diferenciadores entre una solución y otra para que cada uno tome sus propias decisiones. 

Escalabilidad:

Uno de los puntos principales a valorar es la previsión de crecimiento, ¿es posible que el negocio aumente y que mi infraestructura se quede corta? ¿Cómo dimensiono mis máquinas de forma eficiente? Este es un punto diferencial entre los dos escenarios. La compra de un servidor físico necesita de una planificación previa importante con el fin de seleccionar una máquina que no se quede corta a medio plazo pero que tampoco esté sobredimensionada (no siendo coste-eficiente). El escenario Cloud es diferente, uno de los grandes beneficios de este tipo de servicios es la posibilidad de contratar y dar de baja recursos en función de las necesidades momentáneas del cliente y pagar por el tiempo de uso. 

Expertise:

Generalmente atraer/retener el talento y la especialización suele conllevar una inversión económica importante. Si necesitas tiempo de profesionales especializados para el cuidado y mantenimiento de la infraestructura y además lo necesitas al mejor coste quizás un entorno Cloud sea la solución.

servidor en la nube

Seguridad:

En todo negocio la seguridad es un punto crítico. Muchas veces tener los servidores cerca (en las instalaciones de la compañía) nos da una sensación de control y seguridad importantes, pero… ¿es una sensación o es un hecho? Lo primero que tenemos que valorar son las instalaciones de las que disponemos, la criticidad del servicio, los tiempos de respuesta y las SLAs ante posibles incidencias.

  • En un escenario con servidores propios deberemos saber que todo depende de nosotros, la seguridad de las instalaciones y los tiempos de respuesta dependen al 100% de cómo afrontemos, planifiquemos y gestionemos nuestra infraestructura. Es decir, tenemos el control total pero necesitamos de tiempo, dinero y dedicación.
  • En un escenario Cloud, debemos confiar en un proveedor. Es por esta razón por lo que muchas compañías como nosotros tratan de no dejar nada al azar. Centro de Datos de máxima seguridad, redundancia de servicios críticos, servicios de monitorización y mantenimiento 24×7, firewalls de última generación, departamentos específicos dedicados a la seguridad y SLAs que aseguren el servicio y bonifiquen al cliente en caso de caída.

Coste y financiación:

A nivel financiero los dos modelos planteados son opuestos. Por un lado, las soluciones On-premise conllevan de la compra, financiación y amortización del servidor hasta que este es renovado, sin entrar en el detalle de consumos energéticos (directos e indirectos) y el licenciamiento. En el otro lado están las soluciones Cloud, servicios a los que nos subscribimos en función de unas necesidades concretas, aumentamos o disminuimos en función de las mismas y que debemos categorizar como gastos operacionales.

Cumplimiento de la GRDP y otros requisitos legales:

Partimos de la base de que todas las empresas se preocupan por la información que gestionan, que hacen copias de seguridad periódicas como plan de contingencia básico y que tratan de cumplir con la normativa vigente en cada proceso. La pregunta es ¿realmente está todo bajo control? ¿se cumple siempre con la GRDP y demás leyes? ¿Sabemos realmente qué requisitos legales se nos exige?

  • Las soluciones On-premise nos permiten establecer el plan de contingencia que consideremos oportuno, elegir un software a nuestro gusto y gestionar nuestra información de forma interna, eso sí al final todo depende de nosotros, de nuestro equipo de IT, y nuestra dedicación no sólo a nivel técnico sino también a nivel legislativo.
  • El escenario Cloud es diferente, la arquitectura de este tipo de servicios se plantea desde el comienzo bajo los parámetros exigidos por la normativa vigente y de forma automatizada, de todo esto depende la escalabilidad de los servicios y la continuidad de la empresa como proveedor de servicios en la nube. De esta manera, aunque las soluciones planteadas no sean ad-hoc, estaremos seguros de que cumplen con la normativa vigente de forma rigurosa.

A pesar de las diferencias existentes entre ambos escenarios la elección de uno u otro no debe ser algo excluyente. A día de hoy es posible combinar muchos de los pros de ambas soluciones en un entorno híbrido que permita tener el control de la infraestructura crítica a la vez que se aprovechan las ventajas del Cloud