www.acerkate.com
Seleccionar página

Los especialistas advirtieron que se identificó un incremento de las amenazas a la seguridad en internet del 75 % durante la pandemia. ¿Cómo te puedes proteger mejor?

La digitalización es actualmente un elemento esencial para la transformación de las organizaciones de todas las industrias. A medida que se avanza hacia su madurez digital, necesitan reforzar, iniciativas que cubran distintos factores que la acompañan, uno de ellos es la ciberseguridad.

Las empresas necesitan prepararse para identificar riesgos y potenciales ataques. Así como tomar las acciones necesarias para protegerse de ellos, y desarrollar los planes de recuperación efectivos en caso de ser afectadas.

Para afrontar los desafíos que plantea la digitalización, existen 10 respuestas enfocadas a reforzar a reforzar la ciberseguridad de las empresas:

1. Cumplimiento regulatorio, normativo y legislativo.

El entorno regulatorio y legislativo puede ser bastante complejo y requiere bastante conocimiento en la materia. Para cumplir con la normativa es necesario combinar los aspectos técnicos y legales. Con el objetivo de adaptar las soluciones de seguridad a tu empresa, independientemente del sector al que se dedique o sus plataformas.

2. Concienciar a los empleados sobre la seguridad de la información y la protección de los activos críticos.

Los trabajadores pueden abrir la pueden abrir la puerta de tu negocio a las amenazas de manera involuntaria. De ahí la importancia de la formación y la concienciación en torno a la ciberseguridad.

3. Implementación de planes de continuidad de negocio.

Los sistemas informáticos y empresariales están bajo constante ataque, por lo que es esencial elaborar planes de continuidad de negocio robustos como medida preventiva. Además, deberán incorporar las mejores prácticas de la industria.

4. Definición de una arquitectura robusta de seguridad.

El hecho de que exista una amplia oferta de fabricantes y el mercado de la ciberseguridad esté fragmento, es difícil para las organizaciones decidir cuáles son las soluciones más idóneas para su entorno. Incorporar a expertos externos ofrece visión distinta y una oportunidad de mejora.

5. Diseño de Plan a través de la Dirección de Ciberseguridad.

Cuando se define un plan de ciberseguridad, normalmente se inician proyectos paralelos debido a la urgencia de las medidas que deben tomarse. Ante la dispersión de activos y la interacción entre aplicaciones y usuarios, la coordinación es esencial. De ahí que crear una oficina técnica sea una opción adecuada.

seguridad en la red

6. Detención de amenazas en ciberseguridad y respuesta efectiva.

Desde centros deciberdefensa, se fortalecen los servicios de inteligencia, detección y respuesta con el propósito de elevar la protección de las organizaciones.

7. Gestión de la identidad digital. Consiste en controlar los accesos a qué servicios y qué perfiles tiene cada persona.

La inclusión de la inteligencia artificial en los procesos de perfilamiento con soluciones de múltiple factor de autenticación y de acceso a datos, permiten llevar a cabo un programa completo de gobierno de la identidad.

8. Alta digital de clientes (digital onboarding).

El crecimiento exponencial de clientes digitales demanda un entorno seguro para realizar operaciones. De ahí la importancia de comenzar por su incorporación, o digital onboarding, utilizando tecnología de identificación, así como la biometría.

9. Implementación de procesos seguros de firma digital.

La digitalización de los procesos requiere completar transacciones con una firma digital de forma ágil. Una solución en la nube facilita la integración con aplicaciones, asegurando los archivos y recuperación.

10. Gestión del riesgo de fraude.

Es fundamental identificar los comportamientos y acciones inapropiados de los clientes o empleados. Esto se logra a través de la integración de soluciones modulares para procesos transaccionales o de comercio electrónico.

Esta decena de respuestas fortalece la ciberdefensa y aglutina acciones como identificar, proteger, detectar, responder y recuperar, que consolidan una inteligencia de amenazas de vanguardia.

Al implementar soluciones y tecnologías como gestión de riesgos digitales, consultoría legal y tecnológica, seguridad en la nube, gestión de acceso, Internet of Things para la detección de amenazas, identidad digital y mecanismos efectivos de identificación, entre muchas otras, también se cubren integralmente las cuatro fuerzas de la digitalización.

Vulnerabilidades de las empresas sin ciberseguridad

Garantizar niveles óptimos de ciberseguridad empresarial es imprescindible para toda empresa.

Todas las empresas pueden ser víctimas de los ciberataques. El riesgo aumenta si su compañía es grande, ya que le será más difícil monitorear cada aspecto de la ciberseguridad.

La mayor vulnerabilidad que existe es el propio usuario. ¿De dónde surge esta afirmación? Comúnmente, los colaboradores carecen de conocimientos de ciberseguridad empresarial, lo que supone una enorme brecha de seguridad en sí misma.

Un claro ejemplo es el virus WannaCry, el cual ocasionó considerables pérdidas económicas a infinidad de empresas en los últimos años. Los principales focos de infección de este ransomware eran los correos electrónicos. Básicamente, los ciberatacantes hicieron que los mismos colaboradores instalaran el virus en sus equipos para expandirlo por la red.

Para evitar estos grandes problemas, iniciemos por conocer las actividades diarias que pueden concluir en una infección del sistema:

  • No poseer antivirus o tenerlos desactualizados.
  • Navegar por páginas web no confiables.
  • Descargar software desconocidos.
  • Carecer de una política de contraseñas confiable.
  • Utilizar programas crackeados.
  • Poseer software desactualizados.

El consejo más necesario y evidente es que las empresas deben contar con un robusto plan de ciberseguridad empresarial en el cual se contemple la concienciación al personal. De nada sirve proteger la información sensible o tener el antivirus configurado de forma óptima, si el colaborador no toma medidas que ayuden a disminuir el riesgo de ser víctimas de los ataques cibernéticos.

ciberseguridad

Ciberseguridad empresarial: tecnología endpoint para la detección y respuesta de amenazas

La seguridad endpoint se refiere al enfoque de proteger una red empresarial cuando se accede a ella desde celulares, computadoras portátiles, tabletas y equipos de escritorio, etc.  Esencialmente, le ofrece la protección definitiva para su empresa.

La tecnología implementada en esta solución permite realizar análisis profundos mediante el uso de redes neuronales. A este método se le conoce como Machine Learning, el cual facilita la detección de ransomware y malware. Amenazas que han cobrado mayor relevancia en los últimos años debido a las devastadoras consecuencias que deja en sus víctimas.

Por eso, es imprescindible que adquiera los servicios de un endpoint (EDR). Actualmente, una de las alternativas más confiables son los sistemas EDR de protección, el cual es desarrollado con potente tecnología para detectar todas las amenazas.

Esta solución es capaz de ejecutar análisis de causa raíz para identificar cuál es el archivo que puede originar una infección y eliminarlo antes de que se ponga en funcionamiento. Esto último gracias a la característica de limpieza profunda.

También, será capaz de realizar filtrados web según categorías impuestas tanto en la red corporativa como fuera de ella. Además, asegura mantener todas las estaciones de trabajo libres de amenazas.

Gracias a la innovadora respuesta ante ransomware, la seguridad alcanzó el siguiente nivel en lo que a protección de redes se refiere. El EDR se convierte en la solución perfecta para detener todo tipo de amenazas.

equipo de con proteccion ante amenazas de ciberseguridad

5 Tips básicos para mejorar la ciberseguridad en tu empresa:

La ciberseguridad es, a día de hoy, uno de los principales aspectos que deben tener en cuenta las empresas que están en medio de su proceso de transformación digital. Sin embargo, a día de hoy, aún queda mucho por hacer, puesto que suele asociarse a grandes corporaciones. Sin embargo, independientemente del tamaño de tu negocio, hay ciertas pautas que debes cubrir.

Hoy te traemos cinco tips básicos para que des los primeros pasos hacia la mejora de la seguridad online de tu negocio:

1. Aplicar la tecnología biométrica.

Las contraseñas pronto se quedarán atrás debido a las ventajas que ofrece la tecnología biométrica. Ésta tiene una serie de características y elementos comunes. Que hacen de ella una opción muy a tener en cuenta: universalidad, singularidad, permanencia en el tiempo y en distintas condiciones ambientales y medibles de forma cuantitativa. La biometría se utiliza principalmente en la seguridad como forma de autenticación (entre otros de sus usos) analizando sus características físicas, como el iris o la huella digital, o su comportamiento, como la voz o la escritura. El INCIBE considera esta tecnología como un buen medio para el control de accesos físicos y lógicos y la lucha contra el fraude. Y unida a las contraseñas tradicionales, la convierte en método muy seguro.

2. Apostar por soluciones de autenticación robusta

La firma digital es una herramienta muy práctica a la hora de hacer negocios, ya que elimina las restricciones geográficas y permite firmar cualquier documento desde cualquier lugar (la firma universal va más allá: cualquier dispositivo, cualquier sistema operativo). Esta firma debe ser protegida de alguna forma para evitar un posible uso fraudulento.

3. Dar una buena formación a los empleados:

En ocasiones, muchos problemas se pueden evitar con una buena formación a los trabajadores, que pueden esquivar fácilmente trampas que tienden los delincuentes si están correctamente informados sobre este tema.

Por lo tanto, es importante un plan de formación continua en materia de ciberseguridad y fomentar este tipo de cultura dentro de la empresa, así los trabajadores serán capaces de tomar medidas de prevención, identificar actividades sospechosas como emails sospechosos de incorporar algún virus informático adjunto, distinguir un sitio web fraudulento, peticiones ilegales de datos o saber cuándo la red está sufriendo un ciberataque y cómo actuar en cada caso.

Además de la formación como tal, es importante contar con protocolos de seguridad en función del nivel de acceso a la información que tenga cada empleado y su nivel de responsabilidad. Crear hábitos tan sencillos como limitar el acceso a determinados sitios web o incluso trabajar con máquinas en remoto cuando se trate de información sensible son algunos de los aspectos que puedes incorporar en el día a día de tu empresa para incrementar el grado de seguridad de una forma sencilla

4. Contar con un responsable de ciberseguridad:

Hay ciertas empresas que por la sensibilidad o el volumen de los datos que maneja es aconsejable que tengan en su plantilla un responsable especialista en ciberseguridad para proteger de posibles ataques externos.

Esta persona debería también coordinar las clases de formación de las que hablábamos en el anterior punto e implementar una política de ciberseguridad y asegurarse de que se cumpla.

5. Mantener el software actualizado:

Otra de las vías por las que es posible que el malware se cuele en una empresa es a través de agujeros de seguridad o vulnerabilidades en el software corporativo, que los hackers aprovechan para entrar insospechadamente con los lamentablemente famosos exploits.

Los fabricantes de software trabajan constantemente para mejorar y solucionar posibles problemas de seguridad, por eso siempre es recomendable tener la última versión estable instalada.

En definitiva, la ciberseguridad de la empresa es una cuestión muy seria, que hay que darle la importancia que tiene. Los ataques de ciberdelincuentes pueden suponer grandes pérdidas, tanto económicas como de información valiosa. Por eso siempre es recomendable tomar todas las medidas posibles para prevenir que esto ocurra. Lo digital es seguro, pero hay que contar con los medios y los profesionales adecuados.